Últimos temas
» Me presento
Dom Ago 16, 2015 6:16 pm por Rayleigh

» La respuesta es sencilla
Dom Feb 09, 2014 7:52 pm por Invitado

» Seguro que si
Dom Feb 09, 2014 12:00 pm por Invitado

» ficha de Ashna - santo de Geminis
Miér Jul 04, 2012 8:25 pm por Ashna

» Di una mentira del de arriba
Miér Jul 04, 2012 7:55 pm por Ashna

» hola a todos n.n
Miér Abr 18, 2012 1:00 pm por Sáigo

» duda sobre historia del foro
Miér Mar 21, 2012 12:03 pm por Sáigo

» Armaduras disponibles y reservas ejercito de Athena
Sáb Mar 17, 2012 2:25 pm por Ashna

» Di algo del de arriba
Vie Feb 24, 2012 1:08 pm por Sáigo


Cualquier duda o consulta que tengas Pregunta Por Mp a Algun miembro del STAFF
Compañeros
Saint Seiya Definitive Battle Saint Seiya Definitive Battle Saint Seiya Definitive Battle Saint Seiya Definitive Battle Saint Seiya Definitive Battle

Ficha de Athena

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Athena

Mensaje por Agatha el Jue Dic 01, 2011 11:01 am

Nombre: Agatha

Edad: 18 Años

Armadura: Kamei de Athena

Signo del zodiaco: Sagitario

Maestro: --------

Descripción de su personalidad: Agatha es una joven de carácter cálido, es una buena persona y siempre trata de ser amable y ayudar a quien puede. Aunque parece una chica inocente y trata de mostrarse así, Agatha es muy inteligente y lista. Sabe cuando alguien la quiere engañar y se da cuenta cuando las intenciones de las personas son malas para con ella o los seres cercanos a ella. Es amante de la vida y la humanidad, y no soporta para nada ver el odio entre las personas. Es algo que nunca le gustó y siempre trata de evitarlo como puede. Ella es de carácter sensible, cambia muchas veces repentinamente dependiendo de la ocasión. Es normal que se ofenda o entristezca con cosas simples de repente, sin que nadie se hubiera dado cuenta del por qué, aunque es muy sociable y generalmente encuentra apoyo en las personas que la rodean.

Imagen:

Spoiler:


Historia:
Spoiler:
Al enterarse que muy pronto Agatha iba a nacer, sus padres comenzaron a viajar de país en país sin descanso, tratando de conseguir un trabajo digno que le diera los fondos necesarios como para mantener a un hijo. Ellos no estaban en muy una buena posición económica que digamos, por no decir que a penas y les alcanzaba para alimentarse y no todos los días. Con eso no iban a poder darle a la niña lo que en verdad necesitaba para subsistir. Y aunque recorrieran el mundo en busca de una vida mejor, nunca encontraron lo que necesitaban, nada les satisfacía, pues querían para Agatha lo mejor y no era a lo que llegaban con aquel esfuerzo que estaban haciendo.

Pasó algún tiempo y llegó el nacimiento de la niña, a quien llamaron Agatha, lo que significa, “buena y virtuosa”. Fue por eso que sus padres la llamaron de esa manera, porque era lo que deseaban para ella, que la niña se convirtiera en una mujer que lograra mucho más de lo que ellos hicieron… que tuviera ideales y usara la bondad de su corazón en beneficio de ella y sus seres queridos. En ese entonces ya estaban viviendo en París. Ya rendidos y sin esperanzas, pensaron en una única opción para la niña, que era para ellos, lo mejor que le podían dar. En vez de conservarla y hacerla sufrir, decidieron darla en adopción, a un orfanato de la ciudad.

Agatha no recuerda mucho de eso, ya que era muy pequeña al ser entregada en aquel sitio de París. Pasaron muchos años desde ese día y la joven crecía feliz y sin complicaciones en ese orfanato, junto a otros niños de los cuales rápidamente se convirtieron en amigos. Ya tenía 12 años. La jovencita estaba consciente de que eso no sería para siempre, ya que en cualquier momento, sus amigos o incluso ella podían ser adoptados con familias que desearan un hijo para proteger y cuidar como si se tratase de uno propio. Ella lo sabía, y de vez en cuando le invadía la melancolía y deseaba haber vivido otra vida en vez de lo que le tocó. Pero después solía olvidarlo y jugar como si nada hubiera pasado. En esos tiempos, el carácter de Agatha se iba forjando en el ambiente en que se encontraba.

Fue así que una noche fría de invierno, un hombre llegó hacia ese sitio. Agatha lo vio entrar al salón principal y no podía parar de mirarlo. En sus ojos tenía algo extraño, algo que la hacía sentir bien. Cada vez que lo veía sonreía y no sabía por qué motivo, no sabía quien era y le causaba una sensación extraña al sentir su presencia; le provocaba una especie de satisfacción, tranquilidad. Entonces se dio cuenta que ese joven, que aparentaba unos 23 años o menos, venía por ella. Iba a adoptarla para llevársela de allí, y con ello todos sus recuerdos de los buenos tiempos pasados junto a sus amigos, cosa que nunca pudo olvidar.

Aquel sujeto rubio y con un extraño color de ojos grises se llamaba Alexander. Él se la llevó de Francia, yéndose lejos de todo lo que la joven conocía. Le prometió que iba a protegerla aunque le costara la vida, pero que las cosas no iban a ser fáciles desde ese momento. Le dijo que su destino era proteger a la humanidad, que ella era la reencarnación de la diosa de la Sabiduría, Athena aunque Agatha no le creyó, no le convencía mucho la idea. La joven no creía en eso y como a penas tenía 12 años, se lo tomaba como una broma, un juego.

El tiempo pasó hasta que la muchacha cumplió los 17 años. La amistad entre ella y el joven Alexander creció mucho. Tanto era el afecto que ella le tenía, que lo consideraba un hermano mayor, ya que él le ayudaba siempre, se divertían en sus momentos de ocio y la consolaba cuando se sentía triste. Se reían juntos y se contaban muchas cosas. Intercambiaban sus secretos y las cosas que sabían y nunca le habían contado a nadie. El joven Alexander llegó a querer mucho a Agatha y hasta a veces la veía a los ojos y deseaba que eso no hubiera pasado; se sentía culpable del hecho de haberla sacado de su hogar, y no quería que la niña sufriera por el destino que le esperaba, pero sabía que no tenía otra opción, eso debía ocurrir, era el destino de Agatha y de ella dependía la salvación del mundo entero.

El último lugar a donde llegaron fue a Inglaterra, y ahí todo cambió. A los 18 años de la joven, presenció con el más agónico dolor, la muerte de su amigo y compañero Alexander. Unos extraños hombres trataron de llevarse a la joven, pero su amigo la defendió hasta la muerte, portando una extraña y brillante armadura dorada, a la que Agatha admiró. Se sintió extraña y no sabía lo que había pasado, pero Alexander de igual manera logró salvarla, la llevó lejos y la escondió en un lugar solitario. Una casa en una colina desolada. Las últimas palabras de aquel, que resultaba ser un caballero dorado, aunque la joven no lo sabía, fueron: “Ve a Grecia… busca ayuda. Busca en tu interior y piensa en lo que te dije, sabes quien eres, sólo falta que lo aceptes. Y no te preocupes por mí… siempre voy a estar contigo.” Fue eso lo que la joven pudo oír, las últimas palabras de Alexander antes de que su corazón se detuviera por completo.

Agatha lloró durante días, escondida, sola, alejada del mundo. Tuvo que sobrevivir por su cuenta y pensar seriamente en lo que él se había dicho. No podía, quería creerle, pero no podía… no era que no quisiera pero le resultaba demasiado extraño y fantasioso aquello. Aunque aquel momento en que la muchacha presenció el combate, estuvo presente ante aquella armadura dorada que cubrió el cuerpo de su amigo, una luz la iluminó. En ese instante se sintió más fuerte, con ganas de pelear por un futuro mejor, pero aún así no dejó de pensarlo. Sabía que tenía que hacer algo, honrar al compañero que había tenido, de quien su cuerpo ahora descansaba eternamente, pero sabía que su alma estaba con ella.

Lo que la joven nunca supo hasta el momento, fue que ese chico llamado Alexander, era uno de los guerreros que habían sentido su presencia en el mundo, su llegada a la tierra, la llegada de Athena quien era necesaria en esos momentos, cuando la más peligrosa de las guerras se acercaba. Él era el caballero de Sagitario, el que siempre estuvo al lado de Athena, generación tras generación, era tras era, el protector más cercano de la diosa. Ahora la dorada armadura del centauro descansaba en espera de un nuevo santo que la tomara. Mientras que un destino estaba marcado para Agatha, del cual todavía no lograba percatarse completamente.


Objetos:

Báculo de Athena, Niké:
Es el báculo que demuestra todo el poderío de Athena en la tierra. Se le dice el báculo de la victoria, pues representa a la diosa Niké que siempre va en la mano derecha de Athena, la mano con la que podría asestarle el golpe fatal a un enemigo. No tiene filo, aunque sirve como arma y ella suele utilizarlo como espada. Representa la luz de la esperanza de Athena en la victoria de la Humanidad. Puede utilizarlo para sanar a sus guerreros heridos o incluso a ella misma, sacándolos de cualquier estado en que se encuentren.
(Por simplemente llevarlo aumenta el ataque en +1, si se usa como objeto hará 1000 de daño. En caso de usarse con cosmos +70 podrás recuperar o hacer recuperar +600 de hp aunque al hacer esto no podrás atacar con el objeto en ese turno)

Spoiler:

Brazalete de Athena:
Este brazalete es parte de las joyas de Athena que se guardan en Jamir, hecha con el mismo material del que esta hecho su Kamei cuyo Rubí no es nada mas ni nada menos que una joya divina. Dicen que se utiliza cuando se quiere levantar la enorme barrera de cosmos sobre el santuario fortaleciéndola aún más. Este objeto le da un poder mayor a la diosa, una energía divina que la rodea al utilizarlo.
(Por llevarlo aumenta el cosmos en +10, si se utiliza como objeto con cosmos +60 disminuirá en -1 el ataque y -10 el cosmos del enemigo por tres turnos. Cabe aclarar que el efecto otorgado si se usar como objeto no es acumulativo)

Spoiler:

Técnicas: (La diosa no despertó todavía. A las técnicas decido agregarlas luego. No sé si así estará bien.)
avatar
Agatha
Dios
Dios

Mensajes : 7
Dinero : 104
Fecha de inscripción : 30/11/2011


Datos
Nivel: 1
HP: 8.000
Experiencia:
0/125  (0/125)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Athena

Mensaje por Admin el Jue Dic 01, 2011 12:48 pm

Ficha aceptada

Con respecto a las técnicas no hay problema, cuando creas conveniente despertar puedes hacerlo on rol. Pero he de avisarte que mientras te encuentres dormida no podrás entrenar o subir de LV, otra cosa que debo aclarar es que la armadura te fue concedida en el perfil igualmente aunque no hayas despertado. Muchas gracias por leer el mensaje.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 22
Dinero : 35
Fecha de inscripción : 26/11/2011


Ver perfil de usuario http://ssdb.crearforo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.